lunes, 16 de febrero de 2015

La procesión va por dentro.




En mi opinión, nadie es capaz de escapar al dolor, por muy feliz que se muestre a los ojos del mundo.  La felicidad es una de las caras que el mundo ve y desea ver, y el dolor está exactamente en el lado opuesto: ni lo ve ni desea verlo.
El hombre tiende a engañarse y a creer  ver en otras personas lo que supone no tiene él.  Por este motivo, cuando una persona se encuentra con otra muestra la tendencia a presuponer que esa persona es feliz porque sonríe, porque cuando cuenta historias de su vida, solo relata las más gratas.  En ésto muchos nos equivocamos.  
El semblante y las palabras de esa persona no tienen porque revelarnos todos los detalles de su historia.  Adentro, donde la persona identifica y selecciona sus ideas y sus pensamientos, es muy probable que permanezca guardado un secreto de su vida que no quiere contar, porque no le place o porque sabe que el contarlo solo le supondría dolores de cabeza innecesarios.  Entonces se calla, y tal vez tenga oportunidad de saber cuánto se equivocan los demás con su historia, porque aparentan no saber que la procesión va por dentro y que, cuando alguien se muestra al mundo, solo lo hace en parte.
Todos o casi todos los dolores y todas las angustias de una persona casi siempre los lleva por dentro.  Al mundo solo le deja ver una parte para su entretenimiento y disfrute.  Sin embargo, quien protagoniza su propia vida aprende bien pronto a torear esas peripecias y sonríe con cierta ironía por dentro al escuchar las palabras, que son rumores, de quienes se animan a sí mismos hablando de otros: "Ese sí que vive bien".  ¡Ay, ay, ay!  Cuán necias e insulsas son las palabras cuando únicamente retratan las apariencias.

Javier Marín Agudelo 
2014©
Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario